El equilibrio corporal, según Dominique Hoppenot en su estupendo libro “El violín interior” es el estado del cuerpo en reposo sometido a fuerzas iguales y contrarias. Siempre he pensado que esta definición de equilibrio corporal tiene miga; en primer lugar habría que determinar cuál es ese estado del cuerpo en reposo, sería un estado de relajación “activa” ya que se están realizando movimientos, y en segundo lugar es necesario hacer hincapié en esas fuerzas que han de ser “iguales y contrarias”, delicado equilibrio éste, que se rompe en cuanto alguna predomina sobre otra…es entonces cuando se comienzan a hacer movimientos y fuerzas de compensación que conducen, en definitiva, al desequilibrio corporal.
Este blog pedagógico e informativo que ta
mbién podría denominarse “de autoayuda para violinistas desesperados”, surge como respuesta al número siempre creciente de violinistas que luchan contra el instrumento, lo que inevitablemente lleva a la desesperación ya que en esas lides siempre gana el instrumento. Y como punto de encuentro de profesores y pedagogos que se rompen cada día la cabeza pensando en cómo lograr que sus alumnos dejen estas luchas infructuosas, luchas muchas veces invisibles ya que en algunos casos se libran interiormente y afloran con denominaciones como “pánico escénico”.
Alumnos de violín, profesores, violinistas aficionados…este blog es para vosotros.
Un saludo,
Milena, ex-luchadora de violín.